En Azuay, el Ecoturismo es la alternativa…
Publicado el: 2012-09-01
El ecoturismo es una de las alternativas turísticas que provee de recursos económicos sustentables a las comunidades que deseen involucrarse en este turismo consciente...

En Azuay, el Ecoturismo es la alternativa…

 

POR: ING. PATRICIO MILLER

Dplm. Gerencia de Marketing Turístico

Especialización Superior en Historia

DIRECTOR REVISTA AZUAY 

 

 

           El ecoturismo es una de las alternativas turísticas que provee de recursos económicos sustentables a las comunidades que deseen involucrarse en este turismo consciente. Las definiciones de ecoturismo son diversas, de acuerdo con la Unión Mundial por la Naturaleza, es “aquella modalidad turística ambientalmente responsable, consistente en viajar o visitar áreas naturales relativamente vírgenes con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna silvestres), y cualquier manifestación cultural (del presente y del pasado) (…), a través de un proceso que promueve la conservación, tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y socioeconómicamente benéfico para las poblaciones locales”.

 

            Los ecoturistas, según el TIES (La Sociedad Internacional de Ecoturismo por sus siglas en inglés) nos indica que “viajan de forma responsable hacia áreas naturales, conservando el ambiente y mejoran el bienestar de las comunidades locales”. Es una experiencia en que se combinan la recreación, la conservación ambiental, el provecho económico de las comunidades visitadas –creación de empleos, incluida- y el enriquecimiento cultural para ambas partes. Marca, por tanto, distancia de la norma masiva más común en el turismo.


            Una de las oportunidades a nivel mundial  es que ha crecido la conciencia ecológica ante el preocupante deterioro ambiental del planeta, ademas el Azuay y sus cantones poseen recursos naturales maravillosos e intactos que pueden insertarse en este tipo de turismo, combinado con la aventura. 


            No existen estadísticas a nivel mundial confiables sobre la práctica del turismo de naturaleza en el mundo. De hecho, muchos visitantes hacen reservaciones en hoteles tradicionales, pero practican alguna forma de ecoturismo. No obstante, datos parciales confirman la fuerte expansión de esta alternativa de turismo consciente en el mundo, y que se replica en el país. 

 

            Lo que si es obvio es que desde 1990, ha crecido este tipo de turismo a un ritmo entre el 20% y el 34% por año, según Lisa Mastny, del Worldwatch Institute, alcanzando en la década del 2.000 entre el 7% y el 10% del total global de turistas. La OMT (Organización Mundial de Turismo), juzgó que el turismo de naturaleza había crecido tres veces más rápido que la industria del ocio en su totalidad en el 2004. Los estimados actuales confían en que los ecoturistas están aumentando entre un 10% y un 12% por año, contra menos de un 4% que la OMT pronostica de crecimiento del turismo para este año.

 

            La importante feria de Berlín, ITB, confirmó que en el 2011 los segmentos de más fuerte crecimiento en esa industria eran el turismo ecológico y el de aventura.

 

             De cualquier manera, se debe estar consciente de que esta  modalidad de turismo es de pequeña escala o de grupos reducidos de visitantes, en oposición al turismo de sol y playa. Pero hay que indicar que los visitantes, turistas comprometidos con este turismo de naturaleza, invierten más tiempo de estancia y gastan mucho más que en el turismo masivo. El ingreso económico es más sustancioso para las comunidades locales. Por ejemplo si observamos en los paquetes turísticos que se ofertan “todo incluido”, el 80% del dinero gastado se lo llevan las líneas aéreas, las cadenas hoteleras y otras compañías internacionales. En cambio, en el ecoturismo, los llamados eco-hoteles contratan y compran en los centros cantonales; y a veces queda hasta un 95% del dinero en la economía local, según datos del TIES.


            Uno de los países latinoamericanos que maneja este tipo de turismo es Costa Rica que posee el 25% de su territorio como Parques Nacionales y Áreas Protegidas, consiguiendo que más del 60% de turistas de los dos millones que lo visitan anualmente, sean atraídos por el ecoturismo.


            Ecuador está apostando por este turismo consciente y no es casualidad que lo haga si las Islas Galápagos son consideradas un destino turístico de naturaleza de primer orden en el mundo.


            Los cantones azuayos, poseen bellezas naturales que deben ser manejadas de manera adecuada para que sean parte de una opción en el ecoturismo, se debe comenzar a promocionarlos, invertir en estos atractivos, construyendo senderos con señalización para un mejor recorrido, hacer de estas bellezas naturales ya no un tesoro escondido del cantón, sino difundirlos para que propios y extraños lo disfruten, con el respectivo involucramiento de las comunidades que serán las beneficiadas de este proceso productivo. 


            La observación de la naturaleza, de las aves, el senderismo interpretativo, los recorridos fotográficos, la observación geológica y el rescate de flora y fauna, entre otras actividades son partes esenciales en este tipo de turismo ecológico. Así como también contando con las seguridades del caso se pueden ofertar el descenso de ríos, alpinismo, cabalgatas, ciclismo de montaña y parapente, así como un acercamiento más humano a las formas de vida y trabajo de las comunidades.

 


 

 

Cargando...
Ediciones anteriores
Suscríbase a nuestro boletín
enviar
Estamos también en
youtube wordpress
Estamos en la redes sociales
g-99 2013. Todos los Derechos Reservados.