Guías Cantonales
La Lápida de Tarqui de La Misión Geodésica Francesa
Publicado el: 2013-09-12
“La denominada Misión Geodésica Francesa, fue enviada por la Academia de Ciencias de Paris.

“La denominada Misión Geodésica Francesa, fue enviada por la Academia de Ciencias de Paris, a la entonces Real Audiencia de Quito, cuyo propósito y objetivo fundamental fue el medir un grado del meridiano terrestre en la zona del ecuador geográfico, con el fin de demostrar entre otros objetivos que la tierra no era achatada por la línea equinoccial sino por los polos”.

Uno de los acontecimientos históricos más importantes a nivel mundial, se realizó en los territorios que hoy constituyen la República del Ecuador hace aproximadamente 270 años, en el siglo XVIII. La denominada Misión Geodésica Francesa, fue enviada por la Academia de Ciencias de Paris, a la entonces Real Audiencia de Quito, cuyo propósito y objetivo fundamental fue el medir un grado del meridiano terrestre en la zona del ecuador geográfico, con el fin de demostrar entre otros objetivos que la tierra no era achatada por la línea equinoccial sino por los polos, como lo sostenía el sabio Isaac Newton; teoría que fueratificada por la Misión concluyendo en su informe final que la Tierra tenía un achatamiento en los polos.

No solamente fue la comprobación de esta teoría sino también el trabajo de la Misión dio lugar al surgimiento del sistema métrico décimal conocido como el METRO.

Cabe recalcar que la tierra está dividida por líneas imaginarias horizontales denominadas meridianos y verticales denominadas paralelos los cuales se miden en grados y sirven para determinar la posición de algún objeto, lugar a través de la longitud y latitud.

En el año de 1736, un nueve de marzo ingresa a la Real Audiencia de Quito por Manta la Misión Geodésica Francesa que estuvo integrada por Louis Godín, jefe de la misma, Charles-Marie de la Condamine, Pierre Bouguer, Joseph Jussieu, Juan de Sniergues, Moranville, Verguin, conjuntamente con los dos oficiales españoles Jorge Juan de Santacilia y Antonio de Ulloa, quienes escribieron dos obras fundamentales para el Ecuador “Noticias Secretas de América” y “Viaje a la América Meridional”. A la Misión Francesa se unió el sabio riobambeño Pedro Vicente Maldonado quien acompañó a La Condamine hasta su regreso a Europa por el Amazonas, pasando sus últimos días allá elaborando un mapa de Quito y varios escritos. Muchas visicitudes tuvo que soportar la Misión Francesa en tierras de la Audiencia desde la muerte de dos de sus miembros el cirujano Juan de Snierguess, en un turbulento incidente en la Cuenca colonial, así como de Pierre Bouguer en Quito cuando trataba de instalar un reloj en la iglesia, cayendo de un andamio, hasta la mala adaptación a las costumbres coloniales de la América.

Terminaron sus estudios y observaciones científicas en marzo de 1743 en las llanuras de Tarqui, utilizando para este efecto una torre hoy desaparecida de la Catedral Vieja que fueron los referentes finales de la medición, hecha en base a observaciones astronómicas.

Es con el fin de perennizar este grandioso acontecimiento que Charles-Marie de la Condamine dejó inscrita en una piedra de mármol de 52x48 cm. y en lengua latina, la conclusión de sus trabajos de medición astronómica, en la que menciona la estrella que observó y su ubicación en Cuenca, La inscripción indica que la misión utilizó una torre (hoy desaparecida) de la Catedral Vieja de Cuenca como un referente para realizar la medición, desde allí al extremo sur del arco del meridiano en una distancia de 10.550 hexápedas parisenses, (una antigua medida de longitud que les servía para medir distancias, cuya equivalencia de cada hexápeda era seis pies de Paris, unos 2,05 metros aproximadamente), lo que quiere decir que desde la catedral Vieja hasta el extremo del arco del meridiano, los sabios franceses determinaron una distancia superior a los cinco kilómetros, en línea recta2.

Francisco José de Caldas, el sabio colombiano cuando viaja a la Real Audiencia de Quito a finales del siglo XVIII, encuentra la piedra tallada de la Misión Geodésica y ante el abandono de la misma decide llevarla al Virreinato de Santa Fé hoy Colombia, pasa en poder de Colombia hasta 1884 cuando el gobierno Ecuatoriano pide su devolución, regresando a Cuenca en 1885.

Esta piedra al regresar de Colombia, pasó a la secretaría de la Gobernación del Azuay, posteriormente desde 1936 hasta 1971 estuvo en el frontis de la Catedral Vieja de Cuenca, pero a partir de 1971 se la conservaba incrustada en el muro de una de las salas del Museo Municipal “Remigio Crespo Toral” de la ciudad de Cuenca, hasta hace algunos años atrás cuando se realizaba la remodelación corre el rumor de la desaparición de la antigua piedra, suponiéndose que algún funcionario de la ciudad la tenía refundida en una de sus haciendas, pero para satisfacción del pueblo cuencano, solamente eran especulaciones que no pudieron ser comprobadas y tras un inventario que se realizaba a los bienes del museo municipal fue encontrada la piedra en el mismo lugar. Hoy en día se encuentra en exposición para que todos los cuencanos y ciudadanos del mundo conozcan este Patrimonio Cultural de la Humanidad y legado histórico de Cuenca.

Cargando...
Ediciones anteriores
Suscríbase a nuestro boletín
enviar
Estamos también en
youtube wordpress
Estamos en la redes sociales
g-99 2013. Todos los Derechos Reservados.